domingo, 31 de agosto de 2014

Castración y postración de las organizaciones populares







Felix Cesario




No hay duda alguna que hay muchas razones justificables que explique el fenómeno de  desarticulación, de desmovilización y de sometimiento de las organizaciones que un día fueran beligerantes y reserva del movimiento popular hondureño. Este fenómeno los  “todólogos” lo analizan ligeramente de la siguiente manera “tenía que ser así, porque son organizaciones corruptas y una carga para el Estado” afirmación que tendrá una mínima parte de verdad y muchísimas dudas del por qué se redujo a casi nada aquella rebeldía  reivindicativa en pro de cada una de las organizaciones  y por ende en bien del pueblo hondureño de hablar “por los sin voz “.

Conozco la formación del Sindicato de Trabajadores de la Universidad  Nacional Autónoma de Honduras, SITRAUNAH, fui miembro activo, encargado de prensa y propaganda de la organización, fundamos con el maestro Ramón Oquelí (QDDG) la revista FRENTE y el periódico  TRIBUNA SINDICAL con más de 20 años de duración. Estos órganos de difusión eran enunciativos y cuestionativos, o a lo dicho por el Comandante Tomas Borges “un periodismo de catacumbas” lo ejercíamos en plena época de los desaparecidos.

El SITRAUNAH aportó a esa infame Doctrina de la Seguridad Nacional (DSN) -MADE IN USA- sangre y vidas de compañeras y compañeros con quienes soñábamos y deseábamos un alto a la muerte. Pero no es menos cierto que desde 1985, empezaron las pugnas entre la Cúpula de los “Imprescindibles” en los y las dirigentes aburguesados, endiosados e insustituibles por oportunistas; centralizaron el poder hasta con traidores consumados  comunistas ayer y traidores hoy, los que aceleraron la casi destrucción del sindicato y los vividores de ayer, hoy son autoridades,  dizque académicos en la universidad nacionalista. Algunos de ellos sienten como pesan sus máscaras.

Asimismo recuerdo a la FUTH, Federación Unitaria de Trabajadores de Honduras, fundada por algunos dirigentes sindicales mañosos, poseedores de los vicios y cabildeos, muy propios de los partidos tradicionales; de esa organización aglutinadora de organizaciones sindicales surgieron nuevos dirigente acomodados económicamente: buenas casas , buenos carros y poder político con el mandamás de turno: verdad “Yeto” Hernández, verdad “Pablito”, verdad Napoleón Acevedo. La historia tiene ese elemento no perdona ni olvida, la sociedad sí. Hay dirigentes sindicales  que hace más de medio siglo son presidentes del cascaron sindical que ellos destruyeron.

Esto que aquí digo fueron críticas que hice en su debido tiempo. Dije que el movimiento se estaba burocratizando, dije que se luchara más por las conquistas sociales y después por la económica la respuesta fue que me agredieron físicamente y después me expulsaron; el tiempo me ha dado la razón.

El Bloque Popular (BP) fundado y dirigido por un compañero que sin lugar a equivocarme es el más honesto, honrado y con capacidad analítica de la contradicciones de clases; me refiero a Carlos Humberto Reyes, esta organización cumplió su momento histórico la historia lo dirá mañana, el Bloque Popular da paso en el año 2009, a la fundación del Frente  Nacional de Resistencia Popular (FNRP) la que para mí ha sido un completo desastre porque fusiono lo sindical con lo que es política tradicional su fin lo vi cuando convocaron a darle acompañamiento a los periodista David Romero, Cesar Silva, Rony Martínez e Ivis Alvarado allí vi el final o fracaso de los que fundamos el FNRP.

El movimiento estudiantil, fue otra de las combativas organizaciones populares pero infiltradas por oportunistas y hasta por “orejas” oficiales más la muerte brutal  del compañero Marlon Rosales  y el secuestro y desaparición de Roger Gonzales y lo destruye el decreto ley firmado por la ministra de educación en tiempos de José Simón Azcona, Elisa Valle de Martínez Pavetti el cual prohibía la organización estudiantil a nivel medio. Tengo fe que surja nuevamente la beligerancia estudiantil en Honduras esto es  irreversible.


Del gremio magisterial nada nuevo pudo decir, lo saquearon dirigentes magisteriales protegidos con la bandera del partido tradicional en el gobierno, lo mismo que muchos políticos. En los gremios magisteriales ha tenido buenos y hasta honrados dirigentes. No podemos olvidar la beligerancia y la inyección clasista que aportó el compañero Sergio Rivera en su periodo presidiendo el Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras (COPEMH) y actualmente Eulogio Chávez a mi parecer es uno de los más “peleadores” defensor de sus afiliados lo demás es bagazo. Concluyo diciendo que a la organizaciones populares se les olvido o intencionalmente, lo olvidaron de renovar cuadros,  de capacitar a las bases y de no concentrar el poder, porque se cae en aquella sentencia “la concentración de poder corrompe irremediablemente”. En la lucha todos y todas somos necesarios y necesarias pero no somos imprescindibles, espero que hayan aprendido la lección. La historia no perdona.

sábado, 30 de agosto de 2014

Dario, te presento a Eduardo


Cesario Padilla


A pesar de todo y con un grupo de estudiantes decididos a la defensa de la Educación Pública y de su garantía para acceder a ella, él llegó ese día, puntualito como la historia misma, a sumarse a uno de tantos inventos creados por los robots del Neoliberalismo en Honduras depositados en nuestra Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Según el estigma que impera en nuestra máxima casa de estudios, el tipo que empezaré a describir tiene todos los plantes de ser enemigo de la IV reforma (inexistente). Posee cara de malo, tiene el defecto de ser trigueño, anda armado -con libros y sus ideas- y tiene la idea asesina de poseer un discurso diferente al que impone el oficialismo universitario, todas estas características se encuentran en una persona, su nombre, Dario Morán.

Dario no está organizado, no tenia porque estarlo, basta con indignarse ante una arbitrariedad, acompañó la movilización interna convocada por diferentes grupos estudiantiles contra un proyecto de normas académicas que en ningún momento fueron consultadas con los y las estudiantes. Estuvo en la movilización desde el inicio, en un lugar simbólico, la Plaza Eduardo Becerra Lanza.

En ese lugar, donde se construye y se destruye - como diría nuestra Clementina Suarez- Y para Dario sin duda fue un punto de encuentro no solo con la aglomeración de compañeros y compañeras presentes en ese lugar, sino que con el recuerdo de unos de nuestros mártires estudiantiles, el flaco cuyo único delito fue acompañar las luchas estudiantiles y vincularlas con el movimiento popular de la sangrienta época de los años 80 y que las hienas cargadas de odio y sedientas de sangre se lo arrebataron a la patria hace 32 años.

Quien nos iba a decir a nosotros y nosotras que a esa hora, se encontrarían dos compañeros, unos físicamente y el otro en el recuerdo, en la consigna, en el panfleto, en el recuerdo de quienes andaban con él hasta su asesinato. Antes de que Dario probara el amargo sabor de las bartolinas por defender sus ideas, a sus compañeros y compañeras, a toda una juventud que espera un cupo en una universidad silenciada, estuvo acompañando el recuerdo de ese agosto de 1982.

Ahora, en lo que se supone llamamos tranquilidad, la plaza está sola. Queda el cipote que fue brutalmente golpeado y que la presión de los compañeros y compañeras estudiantes hizo que saliera de las rejas de la barbarie. Hoy que por rechazar un conjunto de artículos, defendidos por aquellos que en el pasado levantaban el puño izquierdo jubilosos y que hoy se ocultan bajo sus MASCARAS. se te persigue judicialmente y ante el ejemplo del flaco, del futuro médico, del eterno compañero, no me resta mas que decirte; Dario, te presento a Eduardo.

domingo, 10 de agosto de 2014

La ley de minería: mal parto de los partidos políticos




Félix Cesario






Desde que la historia de las minas en Honduras, cuya actividad se remonta al año de 1530, los españoles en su barbarie llena de sangre de oro y plata, hicieron de su descubrimiento de esta américa indígena una invasión, una conquista a cruz y sangre y, en su aventura mortal y en su gula desmedida por los metales preciosos abundantes en nuestra américa india asesinaron a más de 70 millones de hermanos y hermanas nuestros y nuestras.

La historia de las indias relata que, por el rescate de Atahualpa, en Lima Perú, los españoles exigieron mil quetzales de oro. También, la historia relata que el desaparecimiento de 200 mulas cargadas de oro para el rescate de Moctezuma; leyendas, historia o ficciones, esto que aquí relatamos, fue y es motivo de que nuestra américa criolla sea vista como veta de oro puro. Nuestro país Honduras, con nombre de mina o abismo, fue, es y será objetivo de los aventureros para saquearla, con el visto bueno y complicidad de los gobernantes de los dos partidos tradicionales que han degenerado el concepto de soberanía  y democracia; entregaron las riquezas del suelo y del subsuelo nacional a las trasnacionales, desde el año 1876, veamos por qué decimos lo siguiente.

En el gobierno del no sé por qué reformador” Dr. Marco Aurelio Soto quien, para mi opinión personal después de haber leído la historia, es en la denominada Reforma Liberal en donde comienza el entreguismo  de los recursos minerales y acuíferos en lo que podemos denominar La explotación capitalista de la minería en Honduras. Espero que las generaciones presentes y venideras no olvide esto que aquí afirmó  y firmo.

El señor Aurelio Soto, con el cuento de modernizar el Estado, que la industria agro–minera-mercantil , dio paso a la penetración y expansión de lo que hoy se conoce como el enclave bananero; ya que uno de los decretos de la constitución de 1880, da  lineamientos y las justificaciones para  que se conociera legal Constitucionalmente ese término muy   en boga hoy en día: inmigrantes para que “pueblen y colonicen las tierras desiertas” y algo más que deben saber los hondureños y hondureñas es como este gobernante que se insinuaba ya lo que se conoce como Ferrocarril Nacional , con esta contrata el imperialismo y con, El Reino Unido, el empréstito sirvió para que comenzara la corrupción en Honduras; caso que la historia recoge como el escándalo del ferrocarril.

El Dr. Marco Aurelio Soto, en su primer periodo autocrático, ya  que, fue impuesto por el  gobernante guatemalteco de ese entonces  Justo Rufino Barios a que, viniera a gobernar a los hondureños (las imposiciones no son de ahorita ni mucho menos los gobernantes extranjeros) ¿lo dudan? Mire ese Dólar hondureño en donde se lee “isla del Tigre y ciudad puerto  de Amapala en donde inauguro su gobierno el Dr. Soto”. En su primer periodo presidencial, decíamos que solo se conocen tres códigos; al menos son los más sobre- salientes: Código de Minería, Código de Instrucciones Públicas y municipalización de los cementerios y punto.

Es bueno aclarar que en cuanto al código de instrucción pública, el Dr. Soto no hace más que hacer suyos lo decretado por  El maestro político y paladín centroamericano Francisco Morazán, un ilustrado en la universidad de la vida, no solo mando a que la enseñanza fuera publica obligatoria gratuita y popular; también son suyos los decretos de: Libertad de culto, Estado Laico, el divorcio y el más hermoso y digno  código de Ética dictado en su testamento. Así es que  eso de la reforma liberal o la modernización estatal de que hablan tanto las y los nacionalista no son más que,  actos repetitivos y delictivos de los dueños del partido liberal como los del Partido Nacional. ¿Por qué decimos Nacional?  Me explicare mejor para concluir estos apuntes al margen de la historia.

 En el año de 1878, el propio presidente Soto y su ministro de guerra Enrique Gutiérrez, oriundo de la zona minera de Valle de Ángeles, iniciaron arreglos con Washington Valentine o pronúncielo a lo hondureño (valentía, les suena el apellido Callejas- Valentine) ¡claro que sí! ese mismo que está pensando es; y también recordemos que en 1880, el presidente Soto firmo en Washington el tratado minero en donde, el  gobernante Marco Aurelio Soto con asesores que, allá por el año de 1900 en adelante ,formarían el partido nacional.- en este tratado el mandatario Soto era el mayor accionista y, por tanto el más beneficiado; así mismos los gobernantes liberales y nacionales, son los que se agencian ganancias, entre tanto el hondureño vive en la miseria y en la indigencia.

Lo curioso del Código de Minería, no está refrendado en ninguna Constitución, y que la legislación hondureña lo contempla, de manera asolapada en el capítulo III: De los tratados, si estoy equivocado que alguien me corrija, le estaré agradecido. A grandes rasgos, hemos hecho estos apuntes sobre ese tratado entreguista de las minerías en Honduras y que las y los periodistas que están informando, no se escandalicen, esto no ha sido cosa de ayer, debemos repetir esta canallada que ningún gobernante se atreve a denunciar por las ganancias que les toca  por dar visto bueno al entreguismo, porque de una cosa estemos claros, La Ley o Código de minería es un engendro de los partidos tradicionales quienes nos negaron a los hondureños el derecho de tener una autonomía y soberanía plena, la que no tenemos; porque ellos, los políticos tradicionales, nos negaron eso y por tanto somos un país que no tenemos soberanía nacional, por qué no tenemos soberanía económica y los culpables están ahí, atrás del poder, con sus manos chirriantes de sangre. 

Ley de emisión del pensamiento, ¿o de expresión?









Félix Cesario





En una entrevista que me hacia la defensora de la libertad de prensa, Dina Meza, y el peligro que pende sobre las y los periodistas en Honduras, le afirmaba que, la Censura en el periodismo hondureño es Legal y Constitucional. Le reitere que me remitía al artículo 75, de la Constitución de la república que comienza así “ La ley que regule la emisión del pensamiento, podrá establecer censura previa”; en contradicción de lo que el artículo 72, manda y ordena que  “es libre la emisión del ¿pensamiento? (O DE EXPRESION), sin censura previa”. Como vemos hay limitantes o lo que los juristas llaman derecho limitativo;  es por estos ejemplos  que afirmo que estos adefesios jurídicos abundan en nuestra constitución.

La ley de Emisión del  Pensamiento, promulgada el  26 de Julio de 1958, derogando la ley de Imprenta, decretada el 4 de Abril de 1936. Tanto la Ley del Pensamiento así como la ley de imprenta, a nuestro criterio personal, no estuvieron, ni están la actual ley del Pensamiento  de acorde con el quehacer del oficio del periodismo hondureño; en la práctica, el oficio periodístico la deja rezagada al pasado siglo y si a esto agregamos que la era digital ha globalizado la era informativa, con la rapidez de la luz vienen y van las noticias en el mundo.

La  legislación hondureña, y especialmente las y los diputados deben saber que el periodismo en el mundo y, por tanto en nuestro país, exige una ley de acorde a los tiempos modernos que garantice la libertad de informar, así mismo que, proteja a las y los periodista tanto en su labor informativa, lo mismo en  sus derechos laborales, sesgado  al margen de lo que estipula el Código de Trabajo, que dicho sea de paso también ya está obsoleto. Si las y los periodistas tienen la libertad de informar -son obreros de la comunicación- les asiste también, el derecho de que su labor sea remunerada, por lo menos con dos salarios mínimos, desde el momento que hagan su práctica profesional.

Movilización de Periodistas hondureños del 25 de mayo de 2012
Foto: televicentro.hn

Deben saber las diputadas y los diputados que eso de Libertad de Imprenta y la misma ley vigente, Ley de Emisión del Pensamiento, no están de acorde con el oficio periodístico; la Ley de Imprenta es la que defendía Don José del valle en 1820, era el auge de la era de Gutenberg, y que el buen tino fue derogada el 26 de julio de 1958, ahora es tiempo ya, de que actualicen la ley vigente, veamos el porqué de nuestra inquietud: la libertad de pensamiento es un derecho natural de todo ser humano, incuestionable, inalienable e inajenable; por tanto nadie ni nada me puede o les puede cuestionar a las y los periodista pensar lo que les venga en gana. Entre pensar e informar hay una  abismal diferencia.

Trataremos de manera precisa y concreta definir los conceptos elementales de la comunicación; no de la Ley de Pensamiento en el periodismo, sino que la Ley de Libertad de Prensa que es como debería llamarse la ley que proteja y ampare el derecho de informar, veamos:

La libertad de información es el derecho a comunicar o recibir libremente información veraz, por cualquier medio de comunicación; y se define, en cambio, la Libertad de Expresión como el derecho a expresar y difundir, libremente, los pensamientos, ideas y opiniones, mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio comunicación masivo.- La libertad de pensar, tiene, precisamente, en la Libertad de Expresión, su fundamento:  El acto de comunicar los pensamientos, como un derecho indeclinable, tanto en las y los periodistas. Por esta razón se confunde, el derecho de información con el derecho y la libertad de pensar del ser humano. Es por esto que varios por no decir todos y todas las y los periodistas olvidamos frente a un micrófono  o frente a la página en blanco, que, yo para el caso, tengo derecho a pensar sobre X tema que deseo analizar, pero debo de recordar que solo debo de escribir lo que no atente con la auto-ética; de no hacerlo así, yo mismo me estoy censurando porque tengo derecho a pensar pero, solo debo de escribir, lo que mi conciencia me diga que es lo correcto en el buen decir y el bien escribir. 
     

Esperando que, más temprano que tarde, ya que así lo exige el periodismo y la era satelital se legisle por una  Ley de Libertad de Prensa en donde también, se incluya el periodismo digital, así lo exige el oficio de periodismo y así lo reclama la libertad de la palabra.