sábado, 24 de enero de 2015

Carlos H Reyes, incansable luchador popular






Félix Cesario





Todo mundo ha escuchado -o escucha- este nombre. Si defender las injusticias sociales  se trata, y con valentía decisiva, si de proteger la  clase trabajadora se trata, se vuelve un  Juan Bautista en auxilio del movimiento obrero; se le ha visto exponer su vida por proteger contra toletazos y bala viva, no se acobarda por el contrario monta en ira contra  “los canallas vende patria”. Es conocido y perseguido por los y las periodistas en busca de una opinión clarificada de los tantos problemas económicos que  arrodillan  Honduras mi orquídea sorprendida que amo hasta el delirio ante voraces empresarios y organismos financieros internacionales.

Este hombre nacido en San Pedro Sula un día de tantos de 1941, es admirado por miles de miles de la hondureñidad,  odiado por la clase dominante del patio y la fuereña, perseguido por  los siniestros personajes de la seguridad nacional de cualesquier gobierno, repudiado y admirado de mentiritas por el real poder hondureño EL PODER MILITAR.

No crea que a Carlos H Reyes le consulta porque es un simple y buen huelguero, un agitador popular nato o por que tenga ese carisma de convocatoria entre el movimiento popular ¡NO! Lo hacen porque Carlos Humberto Reyes Pineda, nacido y bautizado en San Pedro de Sula, con este nombre, demuestra el por qué es Doctor en Economía Política, LICENCIADO EN  ECONOMIA en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, y que es junto con el Dr. Nelson Ávila y otro personaje que baño de sangre la UNAH, me refiero al Abogado Oswaldo Ramos Soto los que su índice académico, no ha sido históricamente superado en nuestra Alma Mater, hasta el sol de hoy.
Siempre con su puño izquierdo en alto, el cual hace mas de 50 años a permanecido firme junto a su pensamiento revolucionario.

Carlos H Reyes para la clase trabajadora y para el movimiento sindical nace en 1954 en los bananales del centro de la costa norte en pleno fragor de la histórica huelga del 54s; es allí desde allí que, comienza a demostrase y demostrarle a le historia como se forjo el acero y su conciencia clasista. Aunque Carlos  afirma que el surge en el movimiento popular desde 1959, las fechas es lo de menos lo que vale decir que esta infatigable luchador del movimiento obrero carga sobre sus espaldas prueba de ello cofundador del  Sindicato de trabajadores de la Tela Railroad  Company SITRATERCO, el  mismo que hacía temblar cuando, decía ¡huelga! a gobernantes civiles así mismo a los militares.

“Puesto que no soy macho sin dueño” como le guste repetir en pláticas y asambleas  sindicales, propietario de un discurso clarificador, buen manejador de la DIALECTCA Marxista cuando de encontrar un concepto unitario se trata, lo mismo se vuelve violeto su vozarrón de trueno en las manifestaciones populares. Fundador del Bloque Popular, hoy base sólida de la Resistencia Popular, brazo político del partido LIBRE. Fundador del sindicato de la bebida y similares STYBIS, del cual es su presidente hace más de 20 años, la única cosa en que no estamos de acuerdo con Calos H Reyes, soy del criterio de la alternabilidad del poder sindical para poder criticar a los politiqueros del patio.

Hace unos años el compañero H Reyes intento participar en política, y como somos del criterio que la Democracia es una palabrita  partidaria prostituida y sobrepasada por la historia, se lo hicimos ver antes de firmarle y darle nuestro apoyo a su candidatura independiente, misma a la que Carlos tuvo que renunciar para posicionarse en primera fila contra el sanguinario golpe de gobierno o de Estado como gusta llamar a los demócratas de estas barbaries de la soldadesca  hondureña.

A Carlos H Reyes lo conocimos allá  a finales de la década de los 70s, para ser más preciso, a finales  del años 1979, nos presentó la lucha popular, en el Obelisco y en la calle real de la ciudad capitalina, Comayaguela, punto de partida de las manifestaciones de la dignidad de la clase trabajadora; ya para ese entonces Carlos H Reyes era ya por así definirlo, un bandolero de la esperanza.


Hoy a sus no sé cuántos años de edad, eso es secreto sindical, un marxista no le rinde pleitesía  al edad sino a la lucha. Con Carlos nunca, que yo recuerde no hemos tomado, un café en una cafetería, no pasamos del saludo del compañero de “¿Heey vos que tal?,  bien y vos”, no he tenido tiempo de decirle lo mucho que lo admiro y lo más importante que lo quiero mucho por honrado, por digno y honesto y por qué es  Carlos H Reyes, UNO DE LOS DE SIEMPRE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario