lunes, 22 de junio de 2015

Cuando dicen “Esta es mi mula…”






Felix Cesario





No hay cosa más terriblemente nociva de nuestros gobernantes que la terquedad en momentos de una catástrofe o pandemia nacional. Y no digamos el tomar decisiones en momentos de crisis políticas, tan comunes en cualesquier gobierno, que no se salva ninguno en los últimos treinta años.

“Un mosquito no podrá de rodillas a un pueblo valiente y trabajador” declaro en una eufórica disertación publica, el presidente Hernández quien además afirmo que combatirá hasta el final al mosquito trasmisor de la epidemia del CHICUNGUNYA, mal contagioso que, hasta ahorita tiene afectados a más de 33 mil compatriotas, según lo afirmo el presidente del Colegio Médico, quien igual que el Decano de medicina del Hospital Escuela,  piden urgentemente se declare un emergencia nacional.
Esta actitud testaruda y desafortunada del señor presidente, nos da la impresión que ve en esta pandemia y el o los zancudos que la propagan como adversarios políticos o plagas que desean desestabilizar su gobierno; o como le gusta decir hasta el cansancio  “fuerzas desestabilizadores y enemigas de mi gobierno”.

El señor mandatario debe de saber que contra una epidemia, como la que está azotando a la hondureñidad no es de asumir posiciones altaneras, por su bien le aconsejamos que, sea más ponderado; porque, con sus poses desafiantes, mientras los hospitales y en hogares de todos los confines patrios hay miles de hondureños , niños, viejos hombres y mujeres, nacionalistas liberales izquierdistas y- los pocos comunistas que se sostienen como tal – postrados por incontenible mal.- Es decir esta peste no respeta colores políticos ni clases sociales, afecta a los seres humanos.

Es por esta razón – ya que no encontramos otra- que justifique el desconocimiento de la inconformidad nacional, en contra de su gestión administrativa Estatal; en esto también tienen grade culpa los medios de comunicación social, mismos que por los millonarios contratos de publicidad del gobierno, mediatizan y minimizan el descontento general del hondureños de los cinturones de miserables y a los “hambrientos de tierra adentro” y, a esto agreguémosle una” clase media” cada vez mas empobrecida  en proceso de extinción.
Las corporaciones de los medios de comunicación, salvo rara excepciones, son ofensivas para las mayorías, connacionales frustrados, ante su  apología de la mentira repetida por tales medios de comunicación a su servicio y pagados con dinero del pueblo, más que ofensiva es grosera.-Su principal asesor –de historial conocidas- lo hace caer en el plagio del fascismo puro recordándonos por momentos a Musolini a Hitler y para ser justos, a Stalin.

Por su bien personal señor presidente no caiga en el error del plagio, en política no se debe caer en el plagio de los contrarios. Ese es su grandísimo error.- desde que repitió  la consigna de la resistencia del 2009 “QUEN DIJO MIEDO”—no ha dejado de usar la originaria y patrióticas consignas de la”” lucha justa de los contrarios, le repito es su peor error, en donde usted, señor gobernante da la sensación de que olvida ser el mandatario-guste o no, repito- de la república para dar el espectáculo de ser un candidato presidenciable.

Desestimar la fuerza de la marcha de las luminarias que iluminan las calles de ciudades, pueblos, aldeas y caseríos del territorio nacional y responder con la estupidez de lo insólito de hacer marchas en contra de la corrupción el más afectado es Ud. señor presidente.-La historia es aleccionadora…nos dice que gobernante que llega  a la primer magistratura sucio de corrupción terminara su gestión enlodado de pestilencia producto de las negociaciones partidarias de sus mismos simpatizantes. El sabio valle decía allá por 1822 “gobierno que es alérgico a la crítica de los contrarios está a un paso de ser un gobernante despótico”. Usted define y se decide que hacer, la historia escribirá el resto y su reto. No caiga en el error popular que cuando el indio dice “esta este es mi macho y nadie me baja de mi mula”.  

http://ads.tiempo.hn/editorial/otras-opiniones/item/35646-cuando-dicen-%E2%80%9Cesta-es-mi-mula%E2%80%9D

No hay comentarios:

Publicar un comentario