martes, 24 de noviembre de 2015

Monologo de un Hasta Luego





Félix Cesario






Amaneció norteando ese lejano domingo 22, la voz de Armando García me dijo "Hey vos se nos murió Ezequiel Padilla. Guarde el doble silencio y, retrocedí el tiempo.- Las noches de jergas desaforadas, las platicas de amigos: Roberto Sosa, Rigoberto Paredes, Filander Diaz Cavez, en esas noches que duraban hasta el día siguiente.

Se hablaba de todo menos de la plástica de Ezequiel, los poetas y el pintor hablábamos de es
ta muchacha, de esta mujerzuela ,Honduras y su capital Tegucigalpa y Comayaguela, como le hacíamos los poetas y pintor para lavarle la cara a estas hetairas del los políticos y los chafas, después de tantas discusiones concluíamos que solo enalteciendola con pinceladas , murales y buena poesía y exponer el pellejo y la vida podíamos salvarla y salvarnos.

Ezequiel fuera de la patria nos encontramos dos veces, luego, con los años nos encontrábamos a la vuelta de algún callejón de esta ciudad con retenciones de metropoli. Ey vos  Ezequiel, que mal tiempo escogiste para irte a pintar ese mural de la eternidad en alguna galaxia. Te digo que siento una espina en algún lugar del alma. No te digo ADIOS, mas bien esperáme que llegare, mas temprano que tarde con la satisfacción que nuestra generación dio renombre a esta que llaman patria..espérame que llego.

Cesó el anhelo

Siempre es un gusto encontrarnos con el maestro Medina Duron, siempre, para escuchar su punzante ironía, su buen decir y su buen hablar de nuestra lengua herencia española, el Domingo tal lo vi entrar a la catedral metropolitana,con su inseparable bolsa azul y dentro de ella periódicos y algún libro o revista.

La ultima vez, se acuerda, fue en el centro comercial frente a la Pedagógica. Hablamos del mañana, de su alegría de que las y los hondureños, jóvenes y mayores ya se comunicaban. Ya los jóvenes intercambiaban comunicación , aunque sean DISLATES O DISPARATES, pero ya perdieron el temor de hablar entre uno o mas, ya no le preocupaba el que los alumnos eran poco o nada comunicativos..." de o para algo ha servido la telefonía celular la gente se comunica". 

Aclaro que nunca lo he visto con un celular. Siempre estimulando y preocupado por mi seguridad y la de mi hijo " tenga cuidado poeta me dice siempre". Hoy lo vengo a ver, y esta por primera vez tranquilo serio y callado. Dios le dijo a la muerte que ante el desmadre desangrate en el mundo, lo necesita a usted para relacionador publico y, para platicar. Últimamente dice que Dios ha decidido romper el silencio y hablar con alguien y, que este hable al mudo por el y, justo lo escogió a usted...

Bueno maestro, solo vine a saludarlo y a decirle que nuestra generación se está yendo sin despedirse, con la satisfacción que algo hemos hecho por esta patria, estampa de la muerte, solo a esto vine y a decirle que mas temprano que tarde volveremos a la buena platica y ala amistad segura. Entre tanto veré como me saco esta espinita que me está doliendo en algún lugar del alma, buen amigo ...hasta luego.