lunes, 26 de diciembre de 2016

CARTA PÚBLICA

Por: Félix Cesario


SEÑOR
JUAN ORLANDO HERNANDEZ ALVARADO
Superintendente de la REPÚBLICA DE PALMEROLA;
CAPITAL TEGUCIGALPA, CENTRO AMÉRICA

Señor Hernández:

Reciba todo el rencor, el desprecio de un pueblo noble.
Es usted señor conserje de los gringos y de los grupos de poder del capitalismo, así, como sus voceros asalariados: los medios de comunicación mismos que son sicarios de la desinformación, salvables unos cuantos.

Es usted señor Hernández el hombre que más daño y que más ha prostituido la república de Honduras en los últimos 100 años, dicho con sus propias palabras.... ¡nunca más visto en la historia!
Debo de aclararle que solamente le guardamos el suficiente rencor y desprecio por haber comercializado con nuestra soberanía, con el territorio nacional y de haber vuelto a nuestro país un antro de la más vil de la prostitución y de la dignidad de las y los hondureños.

Le aclaro que le conozco sus andanzas y su malabarismo político, muy propios de las mafias, desde que aspiraba y llego a ser presidente del fatídico frente estudiantil, oloroso al sanguinario. (3-16); años después lo vimos investido de diputado en el Congreso Nacional, violando toda normativa del derecho derecho, con la complicidad de aquel otro superintendente apañado el genocidio del seguro social, me refiero a “facundo sierra” ---en el partido comunista--- alias Porfirio Lobo. Pocos años después, señor Hernández Alvarado lo vi postularse, con la ayuda del capitalismo y de los narcotraficantes, llegando con actos delincuenciales ser superintendente de estas honduras, con la complicidad del trio de sujetos envilecidos del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y aquí esta como tal para subyugar a un pueblo que lo desprecia, pese a sus actos intimidatorias de su guardia pretoriana.

Seguro estoy y están los entendidos en derecho constitucional, menos los que usted ha envilecido y sometidos a sus caprichos caligulescos, que usted no pudiendo amar la democracia ni a la república, le es más facial corromperla, enlodarla, prostituirla. Usted no pude practicar la democracia porque es incapaz de comprendedla, tan siquiera de vivirla. Usted ha envilecido a todas las secretarias de Estado; usted ha implantado la desconfianza entre su guardia pretoriana, ha desangrado a mi patria; usted ha impuesto el deber que sus arrastrados no sepan u olvide lo que es la dignidad, oprimir al hombre es corromperlo.

Usted, odiando la libertad se goza en imponer la tiranía. No encarna a Carias, usted ha impuesto la muerte, en eso Carias era selectivo. Usted masivo en las masacres, encarna la fuher en sus criminales tiempos.

Para despedirme le recomiendo que en Honduras solo a un presidente han asesinado. Aquí ya no se matan presidentes, de quien si debe de desconfiar siempre ¡Siempre! es de los narcos que según el pentágono, que es en donde está la madre del cordero, su final va a ser trágico, con esas mafias no se juega y si lo hace juégueles limpio y, aun así, su final será similar a una tragicomedia.

¡Ave Cayo Caligulas, Los que vamos luchar te prevenimos!

sábado, 25 de junio de 2016

“Firmo para que la lucha de las mujeres no muera en este país”, asegura Gladys Lanza



Mas que cumplir una medida cautelar, esta firma es una marca de dignidad, para que la lucha de la mujer hondureña no calle en esta justicia patriarcal que impera en el país, dijo Gladys Lanza. Foto: Cesario Padilla
Por: Cesario Padilla

Eran las 10:45 de la mañana del martes 31 de mayo de 2016, ella esperaba sentada en uno de los sillones de la sala del Tribunal de sentencia en Tegucigalpa. Esperaba que dieran la hora en punto y acercarse a la ventana de secretaría y proceder a firmar el libro que contabiliza el sometimiento a una justicia desigual, especialmente para quienes frontalmente llaman a quienes agreden a las mujeres por su nombre.

Al marcar el reloj las 11 de la mañana, se levantó y dijo “ya es hora y dije que firmaría en punto”. Esa voz es la de Gladys Lanza, quien una vez por mes tiene que presentarse a este tribunal, ubicado en el edificio de la Corte Suprema de Justicia en Tegucigalpa. Mientras saludaba a uno de los empleados del área de secretaría, sacaba su lápiz y en sus manos reflejaba un recorrido de más de 40 años de lucha al lado de las organizaciones sindicales y posteriormente entregarse de lleno a la defensa de las mujeres hondureñas.

Pero en esta ocasión no estaba sola, le acompañó un grupo integrado por defensores y defensoras de varias organizaciones de derechos humanos que operan en el país. Con una sonrisa que no pudo ocultar –seguramente no quería hacerlo- manifestó sentirse bien ya que siempre viene a firmar sola.

“Me siento muy bien, porque siempre vengo sola, el estar con mis compañeros y compañeras me hace sentirme fortalecida, sobre todo a mí que he pasado solita. Agradezco la presencia y realmente es importante el hecho que esté aquí sentir ese calor humano”, puntualizó al recibir este acompañamiento en el que se refleja la unión de todos los defensores y defensoras.

Firma por obligación, su rebeldía no se lo permite en sus adentros. Este acto forma parte de un proceso penal en su contra que terminó con la sentencia en febrero de 2015 a 16 meses de prisión, al ser interpuesta una querella constitutiva de Injuria y Calumnia luego de atender una denuncia interpuesta ante el movimiento de mujeres por la Paz “Visitación Padilla”, de la cual Gladys es Coordinadora General, por Lesbia Pacheco en el año 2010 de acoso sexual de la cual era objeto de parte del entonces director de la Fundación para el desarrollo de la vivienda en Honduras (FUNDEVI) Juan Carlos Reyes.

Es por esta razón, impulsada por un sistema judicial bajo el cobijo del patriarcado por la que viene a estampar su firma y, como ella lo manifestó “así no dicen que me he escapado del país”.

Doña Gladys, como es conocida por el respeto y cariño para muchos de tantos años expuso a los medios de comunicación que le entrevistaron esa mañana que “obligatoriamente tengo que venir, me indigna porque no he hecho nada y la justicia en este país es al revés; quien debería estar preso es el agresor y no yo, pero en la justicia que vivimos, desgraciadamente es esta”.

Las medidas que tiene que cumplir la defensora de los derechos de la mujer son las de presentarse una vez al mes, para reportar “que no me eh escapado, pero aunque me trate mal la justicia este es mi país y no pienso salir de aquí”.

El caso de la Coordinadora de “Las Chonas”, como se le conoce a la organización defensora de los derechos de la mujer, forma parte de una escalada de represión a las voces que denuncian las violaciones a los derechos humanos y sus agresores.

Su situación no la hace frenar su recorrido de lucha como lideresa feminista y asegura que la ley favorece a quienes tienen influencia “cuanta tiene un poderoso para que la ley caiga a su favor, entonces no les importa y los jueces se hacen los ciegos”, sostuvo doña Gladys.

La etapa en la que se encuentra en caso que se le sigue a Gladys lanza, está a la espera de que se resuelva un recurso de casación presentado contra la sentencia emitida en el año 2015, la que la manda a prisión por 16 meses.

Firmo para que la lucha por nuestros derechos no muera

La protección hacia la organización que funciona desde 1984 hace que Lanza se apersone cada mes a estampar su firma y así, consideró, Soy rebelde, me alegro que no vayan a firmar, porque las consecuencias son muy difíciles. Es una forma de oponerse a una justicia que en este país se llama injusticia.

“Por protección a la organización sigo cumpliendo. Visitación padilla tiene que seguir existiendo y las mujeres tienen que seguir reclamando y defendiendo sus derechos, por eso estoy luchando”, dijo, la histórica lideresa del movimiento social.
El paso de los años es notorio en sus manos, pero junto a ellos pasa y pesa la dignidad de toda una vida dedicada a la defensa de los derechos humanos, desde su paso por el sindicalismo hasta su mensaje potente en pro de los derechos de las mujeres. Foto: Cesario Padilla

Aseguró sentirse perseguida por quienes administran la justicia y por el Estado en función, misma que se traslada hacia la organización, “no solo se nos persigue sino que se nos criminaliza por el trabajo que asumimos”.

Y no es para menos, en una lucha frontal por el respeto hacia las mujeres en un país donde se penaliza la denuncia hacia quienes les violentan, se prohíbe el derecho a decidir sobre sus cuerpos, El Movimiento “Visitación Padilla”, tanto su sede como quienes la integran, son objeto de vigilancia que se incrementó a partir del golpe de Estado de junio de 2009, en donde fue suspendido su programa de radio “Aquí entre chonas” en una emisora capitalina por órdenes del dictador Roberto Micheletti. De igual forma, quienes integran la organización feminista fueron objeto de persecución y campañas de desprestigio a raíz de acompañar las demandas del sector aglutinado en la resistencia hondureña.


Esta lucha debe continuar, aún y cuando nos quieran meter presas, hasta que se nos respete nuestra razón de ser como feministas de luchar por los derechos de la mujer. Estas fueron sus palabras finales, mientras recibía muestras de solidaridad de sus compañeros y compañeras en la defensa de los derechos humanos en Honduras. El sol era fuerte y en tono de broma exclamó que era la hora de almorzar. Se despidió con una sonrisa, en la que dejó dicho que no ajustará un libro de actas para la firma de la dignidad llamada Gladys Lanza.


sábado, 11 de junio de 2016

"Cuando pase el temblor", nos veremos


POR: Cesario Padilla*


Un compañero levanta la bandera nacional previo al inicio de una movilización de indignados. FOTO: Cesario Padilla
Cerca de 60 horas, esto como un aproximado pues no logro precisarlo, han pasado desde que la justicia impune y confabulada con actores de poder en el país desataron una cacería feroz contra seis compañeros y compañeras en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Cuando pienso en este hecho, levanto la mirada y me hincho de orgullo al mencionar "Yo soy uno de ellos", aunque traiga la fatal consecuencia de estar lejos de los míos y tenga que pasar bajo la tierra para que mi palabra tome por asalto los vientos y continuemos denunciando la mercantilización de la educación superior.

Desde el miércoles anterior hasta esta hora y el recorrido de los minutos, he pasado examinando mi pensamiento, mis actuaciones y mientras me acompañan fragmentos de canciones de Pez Luna, Café Guancasco y una que otra balada que pide permiso en un radito. Quiero encontrar la forma para salir y pintar mentiras en la sociedad hondureña desde la profesión que abrazamos, el periodismo. Pero no, llegan al auxilio las platicas con mi viejo, su enseñanzas que se quedaron en mi interior y que con el tiempo me hicieron abrazar a los luchadores y luchadores de la patria, de la matria. Los Eduardo, Roger, Manfredo, las Hilda Rosa, las Ruth, Marias Ediltrudis, brincan en mi memoria, todo está en calma.

Recuerdo la cadena humana que realizamos con diferentes defensores y defensoras de derechos humanos desde sus respectivas organizaciones para resguardar a un gigante que ya despertó, a los defensores y defensoras de la educación pública. Nos habita la confianza en las múltiples paredes de la madre tierra que hoy conforman el hogar provisional, pudo ser refugio, pero no nos hemos ido mucho menos huido del compromiso asumido.

Luego de la disolución de la cadena, comenzó el concierto de la criminalización. Sonaban nombres, fiscales responsables, jueces ejecutores que avalaron un nuevo asalto a la UNAH. A las cinco de la tarde ya era noticia, eramos seis con orden de captura, cinco ya nos conocemos desde que la vida estudiantil y estos escenarios de represión a la protesta. un fragmento de "La bomba popular" me hace pensar que esa cadena humana, no se rompió, se hizo mas extensa y alcanza para que sea nacional.

Yo también me encapucho

La estrategia les falló, algo salió mal -pésimo-. El pretender desmoralizar al movimiento estudiantil que se encapucha para que no sean el blanco fácil de las balas de la Empresa de Seguridad Privada del Aguán (ESPA) y mucho menos permanecer bajo la mirada asesina e impune de agente Roger Aguilar, ese mismo que hoy camina petulante por los pasillos universitarios balbuceando que es Abogado, pero su verdadero titulo es de un simple y vulgar "oreja" tal y como fue formado en la inteligencia policial a inicios de los 80.
Docentes universitarios, padres y madres de familia, periodistas y defensores y defensoras de derechos humanos en el plantón frente al Comisionado Nacional de Derechos Humanos (CONADEH) ayer viernes. FOTO: Criterio.hn


Dos dias de recuperación territorial, como nos dejó de legado nuestra Berta, de la UNAH pusieron a prueba a un grupo de histéricas y borrachas de poder autoridades universitarias. Su ataque no varió. Los medios de comunicación corporativos se sumaron para destilar veneno contra "un gigante que despierta". Pero fueron los padres y las madres, las y los docentes, artistas, periodistas independientes y defensores y defensoras agarraron su camiseta y se cubrieron el rostro NO por miedo, sino para visibilizar un proceso de lucha.

Karla Lara, quien protege a las juventudes con su voz, escribió en una nota publicada en su cuenta de facebook:

"Ay doña Julieta, si usted les viera con respeto, si no fuese lo altanera que es, podría también seguir cometiendo menos errores y entonces la justicia venidera podría indultarle algunos años de cárcel, incluso a la cárcel que le puso a su alma y que se refleja tan vivamente en su rostro tan privado de placeres"

El viejo y mi mami: haciendo camino al andar

Uno de los momentos ácidos es el separarte de las costumbres que tenés con la familia. Agarré el teléfono esa noche y le dije a mi mamá "Escucheme mami, todo va a estar bien, esto tenía que pasar a la larga". Se apagó por un instante, pero de un solo, tomó aire y me dijo "Porque te creo y te parí, voy a esperar que esto pase y termine para bien", ese fue su beso protector.

¿Y el viejo?, ese sempiterno rebelde -Como le puso Armando García- camina y se planta en cualquier institución, como en aquellos años de la barbarie verde-olivo, a exigir justicia. Se muestra desafiante para quitarle el bozal a la universidad del miedo y el silencio. Ahí estuvo en el CONADEH, mostrando su orgullo por quien pulió hasta verlo como periodista, yo también cargo con orgullo tu nombre y tu amor. Desgraciadamente la pestilencia judicial en este momento me priva de abrazarlos, de carcajearnos y recordar aquellas canciones que sonaban en aquel viejo equipo de sonido, la voz de Serrat asaltaba la palabra y resucitaba aquel "caminante no hay camino, se hace ... al andar".

Para ambos, esto ya no nos pertenece ya no solo es Cesario su hijo, lo son Dayanara, Sergio, Armando y ¿por qué no?, Izhar Azael Alonso también son sus hijos, porque son mis hermanos. El Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) es ahora nuestra familia.

Lo que sigue, el abrazo fraterno

Esta semana que se aproxima puede marcar una nueva serie de paginas de gloria para las y los estudiantes de una -hasta entonces secuestrada- Universidad Nacional Autonoma de Honduras (UNAH) y este 11 de junio, este nuestro día, hay que dejarlo escrito. Nos cubre la dignidad y lo respalda ese accionar del MEU, de los y las compas en UNAH-VS y en el Centro Regional de Choluteca (CURLP). Que orgulloso se siente, allá en la eternidad Hector Martinez Motiño de ver su centro como una vez mas se rebela ante el autoritarismo universitario.

Desde donde la pachamama me cubre, he tenido la oportunidad de ver mensajes solidarios, canciones, fotografías que marcaron un encuentro no programado. Las acciones de denuncias de las organizaciones de derechos humanos a nivel internacional para que se interesen en la violacion a la libre expresión y el seguimiento que sufre el estudiantado, la estudiantina. El comunicado de mi organización hermana PEN Honduras, el plantón indignado y solidario de mis compañeros y compañeras periodistas - Somos APM Jodido-, la denuncia de nuestros abogados ante un espurio y miserable -de dignidad- Ministerio Público.

No me hace falta que hasta el momento no se haya pronunciado la Escuela de Periodismo, sería pedirles mucho a sus autoridades que viven en la nube de la que ser comunicador es cargar una balanza y hablar bonito, tratar al entrevistado como robot que se programa para que no revele su sentir. Vaya mi desprecio para ustedes.

Para el resto, espero tener los brazos abiertos y lejos de sentir que estoy vivo, quiero sentir que sigo con ustedes. Que tengo el orgullo de cubrir una nota periodística que hable del movimiento estudiantil, inmortalizar un momento histórico en una fotografía. Pronto saldré para el abrazo. No me he quitado el chaleco, la cámara solo reposa, la grabadora solo espera. Mis ojos comienzan a apuntar hacia ustedes.

Por lo pronto, en este 11 de junio mi alma es una llama que se apaga poco a poco, toca descansar, para que mis pies tengan el gusto de caminar por esas calles selladas por el paso de el y la estudiante. Nos vamos a ver, cuando pase el temblor.

*Periodista y ex dirigente estudiantil
Actualmente criminalizado

lunes, 6 de junio de 2016

POSICIONAMIENTO Movimiento Estudiantil Universitario en Ciudad Universitaria (MEU-CU)



Graffiti realizado en uno de los muros de la UNAH en Tegucigalpa, luego de que hombres armados dispararan la semana anterior dentro del campus contra estudiantes en protestas. Foto: Cesario Padilla




A las y los estudiantes, padres y madres de familia, medios de comunicación, comunidad internacional, y al pueblo hondureño en general.

    Como estudiantes universitarios, articulados nosotros y nosotras en el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), hemos  desarrollando una práctica de reflexión, crítica y rechazo ante el actual proceso de Cuarta Reforma Universitaria, iniciado en 2004, y consolidado por la Comisión de Transición en el 2008; a partir de esta fecha las autoridades universitarias lograron establecer un régimen administrativo centralizado en la figura rectoral, una élite intelectual justificante de políticas sociales y académicas excluyentes, y la destrucción de la auténtica participación estudiantil en la construcción integral de los procesos de reforma.

    La preocupante consecuencia de estas disposiciones se traduce en una ruptura con el sentido histórico de las Universidades Latinoamericanas, construido precisamente por la visión vanguardista de una generación estudiantil, que desde 1918 en la Universidad de Córdoba, Argentina, propuso un movimiento –extendido en toda Latinoamérica– de redirección a la estructura, funcionamiento y conocimiento con el que la educación superior se enfrentaba a las necesidades del siglo XX. 

Reflejado en el proceso llamado reforma universitaria, definido por Carlos Huneeus como “una serie de cambios graduales en la estructura interna  de una universidad para poder adaptarse  a la realidad de una época determinada en un país y que pretende vincularse y contribuir en la transformación de  la sociedad. Una reforma debe perseguir una verdadera renovación  de la universidad, en el sentido que elimine aquellas barreras jurídicas, administrativas y académicas que la han convertido en una institución incapaz de responder a los requerimientos de la sociedad. La reforma se caracteriza especialmente por la movilización estudiantil, que irrumpe contra las estructuras anacrónicas de la universidad. En este sentido, en que el modelo de universidad se genera desde la voluntad de toda la comunidad universitaria que se lleva adelante a través de una nueva institucionalidad que el movimiento reformista se da para este efecto.” 

 La Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) no se desconectó de este proceso regional de la reforma universitaria latinoamericana. Para 1957, la lucha de las y los estudiantes permitió la conquista de la autonomía universitaria, que propone  un proyecto coherente de vinculación con la sociedad hondureña, una real incidencia de la educación con la problemática nacional y una participación estudiantil incidente en la construcción de la misión de la universidad.
 Sin embargo  ante la arrogante figura de una burocracia tecnócrata en nuestra universidad, las y los estudiantes denunciamos la Cuarta Reforma Universidad como un proceso unilateral, secuestrado por el interés de justificar la dominación ideológica de nuestros pueblos, la legitimidad de proyectos políticos hegemónicos y la reducción de la educación a una acumulación de saberes prácticos; incapaz de promover diálogo, discusión y debate permanente alrededor de las condiciones objetivas de la realidad geográfica, política, sociocultural y económica de Honduras. Más bien, reconocemos el ascenso de una elite administrativa e intelectual que se presenta a sí misma como falso “profeta” de un proyecto orientado al resguardo de formas explotadoras retrogradas , y a la reproducción acrítica de las exigencias internacionales.

 Nuestras visiones desde el MEU se comprometen con un nuevo llamado. Asumimos la responsabilidad olvidada por las autoridades. Asumimos el compromiso con un reclamo histórico que se extiende por cadenas de muerte de 500 años y milenios de resistencia; con nuestras hermanas y hermanos silenciados.

 Ante el ejercicio de recuperación de nuestra Alma Mater, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH); la mal información de parte de las autoridades universitarias y ciertos medios de comunicación sobre del porqué de nuestra lucha; nos pronunciamos de la siguiente forma:

I.             Convocamos a la conformación de una Articulación Nacional Estudiantil, que recoja las demandas de la comunidad estudiantil, sectores organizados no estudiantiles a lo interno de nuestra universidad, padres y madres de familia, campesinos/as, indígenas, obreros y demás pueblo hondureño.
II.            Exigimos la inaplicabilidad de las actuales Normas Académicas, por ser éstas excluyentes y no demostrar las condiciones concretas de la comunidad estudiantil; como lo hemos expresado en las propuestas entregadas desde los estudiantes a las autoridades.
III.          Exigimos un alto a la militarización de nuestra universidad, el utilizar a la empresa ESPA como organismos paramilitares a lo interno de la misma y un llamado a la no judicialización de los dirigentes estudiantiles.

Volvemos a reafirmar nuestra resistencia y rebeldía permanente. Porque aunque de parte del odio y rabia humana la única salida ante la libertad y los sueños, sea la opresión, represión y muerte, nosotros y nosotras construimos un realidad –que ante los ojos de nuestros hermanos/as– ha sido arrebatada y violada. Volvemos a llamar a la solidaridad de trabajadores, indígenas, campesinos/as, estudiantes, docentes y pueblo internacional. Sabemos las consecuencias de una lucha consciente, y precisamente invitamos a fortalecer nuestros pasos con su apoyo constante a la resistencia y manifestación estudiantil.

¡Por una educación no excluyente! ¡Derogación de las normas académicas ya! ¡Fuera policías y militares de la universidad!
TEGUCIGALPA, 06 DE JUNIO DE 2016


























domingo, 1 de mayo de 2016

Mayo; Un camino permanente en la defensa de los derechos de la clase obrera



Entre la hora de convocatoria, siete de la mañana y las nueve que marca el inicio, hay un margen para los desplazamientos hacia el punto de encuentro, ahí se encuentran, conversan, se identifican con la camiseta alusiva. Así pueden pasar una dos horas por las calles del Boulevard Comunidad Económica Europea de Comayaguela, específicamente en el Barrio La Granja, que durante mas de 25 años y con raras excepciones ha sido el lugar símbolo de la conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores y Trabajadoras y este 01 de mayo de 2016, la clase obrera hondureña confluyó para retomar ese camino de mayo, que conducirá al respeto de sus conquistas alcanzadas desde el estallido de la Huelga de 1954.

No puede haber celebración, como lo pretende -y ha pretendido- la clase dominante en nuestro país, discurso que plasman en los medios de comunicación corporativos. Hay luchadores y luchadoras sociales que no acompañan físicamente esta caminata, sus ideas y sus vidas fueron arrebatadas bajo la complicidad silenciosa del Estado mismo y que hasta el nuevo amanecer que se aproxima, no ofrece respuestas en torno a los responsables de las muertes de Hector Martinez, y el desaparecimiento de Donatilo Jimenez (ambos del Sindicato de Trabajadores de la UNAH SITRAUNAH), Margarita Murillo, Berta Cáceres y Nelson García.

Hubo alegría, reflexión, indignación y discursos de los principales liderazgos sociales, unos mas creibles que otros. Así logramos captar este 1ero de Mayo, así esperamos ir retomando ese camino a la victoria, como lo dijo el narrador de los 100 años, Ramón Amaya Amador.

Acá las fotos














 

domingo, 20 de marzo de 2016

Estudiantes de la UNAH recuerdan vida y lucha de Bertha Cáceres




El auditorio resultó insuficiente para la comunidad universitaria, en su tributo a Bertha Cáceres

Movimientos independientes y Asociaciones de Carreras de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en Tegucigalpa, desarrollaron este miércoles 16 de marzo de 2016 el Foro-denuncia “De la lucha por la vida y legado de Bertha Cáceres”, a trece días de su asesinato de la coordinadora del Consejo Cívico de organizaciones populares e Indígenas de Honduras (COPINH).

El Auditorio Central “Juan Lindo” lleno en su totalidad dejó escuchar sus aplausos y consignas en honor a la “Niña Guardiana del Rio Gualcarque”, quien fuera asesinada el 03 de marzo de este año en su casa de habitación en la ciudad de La Esperanza, Intibucá.

Los panelistas y la panelista que disertaron sobre la trayectoria de Bertha fueron el Docente universitario Eugenio Sosa, Víctor Fernández del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ) e integrante del cuerpo de abogados de la lideresa y por ultimo su hija mayor Olivia Marcela Cáceres.

Su discurso al momento de ser galardonada con el Premio medioambiental Goldman a mitad del año 2015, sonó no solo en los recintos del auditorio, sino que fue toda la UNAH la que fue testigo de la resistencia hecha mujer, misma que le dobló el brazo al Banco Mundial y a la empresa de capital Chino Synohidro en su proceso de lucha contra la instalación del proyecto hidroeléctrico “Agua Zarca”.

El desarrollo de este foro pretende esencialmente exponer la problemática y la lucha desde varios puntos, legal, vivencial y trascendió porque se involucraron diversos factores como el concepto de legitimidad de la lucha, afirmó Yasser Fuentes, estudiante de la Carrera de Historia y uno de los organizadores.

Asimismo agregó que la presencia de una integrante de la familia cercana, como una de sus hijas, tuvo como objetivo  generar empatía en tanto condenar el asesinato y visualizar todo un proceso de luchas generadas por Bertha y por quienes integran del COPINH.

Víctor Fernandez, Olivia Marcela Zúniga y Eugenio Sosa

Una comunidad estudiantil conectada con el momento histórico
Uno de los principios que rige el acontecer universitario es que no puede estar alejado de lo que acontece en el país. En el caso de las luchas realizadas por el pueblo lenca en contra de un modelo extractivista fue expuesto en la disertación que tuvo el Sociólogo Eugenio Sosa.

“Los estudiantes han dado muestra de que están conectados con el momento histórico en el que están viviendo”, dijo.

Llamó a la creación y consolidación de un proceso de resistencia coordinada, En referencia a la recién creada Articulación de lucha “Bertha Cáceres”, misma que debe ser amplia para todos los sectores del movimiento social, como lo fue en su momento la Coordinadora Nacional de resistencia popular por el año 2006.

El sociólogo sostuvo que las próximas 48 horas, en referencia a la gran movilización convocada por los pueblos originarios para Tegucigalpa, serán cruciales para que sean escuchadas sus demandas por el actual gobierno impulsor de las políticas de extracción y venta de sus territorios.
“Serán vitales para marcar un nuevo ciclo de movilización popular en el país”, sentenció.

Salimos de este foro con un compromiso
Los 60 minutos en los que se desarrolló el foro se compartieron diversas opiniones con un objetivo común llamado Bertha Cáceres. Le tocó al Abogado Víctor Fernández y el destacó el papel de identificación de su lucha y arropar el concepto de legitimidad de la misma, la que considera una etapa superior a la legalidad, impuesta y controlada por quienes administran la justicia en nuestro país.

Expuso además que es un tema importante en el cual los y las estudiantes asumen su responsabilidad. Acuden a este llamado trágico que el asesinato de Bertita ha provocado y es un elemento animador importante en lo que respecta a lo esencial que debe ser un evento de estos.

A pesar de que el ser humano tiene un fin en su trayecto de vida, es su accionar en la sociedad que hace que perdure en cada pensamiento, escrito y eso fue algo que provocó el liderazgo mundial de Bertha Cáceres, comentó Fernández.

"A los adversarios se les combate a las y los compañeros hoy se les exige coherencia", manifestó.

Compartió su satisfacción al ver que sector universitario y estudiantil sobretodo de manera autónoma, al mantener un margen de la institucionalidad convocó a conocer la semilla de lucha de Berta y es algo esperanzador. Por tanto abogó por una convergencia entre este grupo y los diferentes actores y sectores sociales.

Encontré a mi madre en este auditorio
Una de las tantas voces que trajo el rio a la UNAH este martes comentó que “a ella –Bertha Cáceres- le emocionaba cuando los estudiantes salían a protestar, le fascinaba”. Y ello lo reflejó en las palabras pronunciadas por su hija Olivia Marcela Cáceres este día.

“Ella no se fue, a mi mamá la he encontrado aquí con ustedes” fueron sus palabras introductorias al reconocer las muestras de solidaridad a la familia de la dirigente asesinada hace 13 días.

Desde su experiencia y testimonio vivencial, recordó episodios en los que Cáceres repudió la represión en contra de los y las estudiantes. “Cómo es posible que dejen a esos muchachos solos, ¡Yo me voy a ir a luchar con ellos a Tegucigalpa! Así era mi mamá”.

Habló sobre las demandas realizadas como familia al Estado hondureño, mismas que están encaminadas la instalación de una comisión independiente de juristas ya que desconfían de los operadores de justicia nacionales.


Asimismo reiteró el llamado para asistir a las diferentes acciones de protesta en demanda de justicia para Bertha, la cual tendrán cabida desde la mañana del jueves 17 en Tegucigalpa.

El foro en fotos






viernes, 4 de marzo de 2016

Jovenes universitarios repudian asesinato contra Bertha Cáceres; Policía hace gala y los reprime





Estudiantes de diferentes carreras de la UNAH al momento de la toma del Boulevard Suyapa.
Cesario Padilla

“Una voz no callará mientras diga la verdad”. Así menciona en una canción el grupo venezolano Los Guaraguao y esta vez fueron los y las estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) quienes este jueves 03 de marzo de 2016, repudiaron el asesinato de la líder indígena-lenca Bertha Cáceres en horas de la madrugada en su casa de habitación en la residencial “El Líbano” en la ciudad de la Esperanza.

Las actividades de los universitarios y universitarias comenzaron desde las 09 de la mañana, cuando en la plaza “Eduardo Becerra Lanza” colocaron papelografo para que quien quisiera expresar su sentir y pensar en torno al crimen en contra de la Coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones populares e Indígenas de Honduras (COPINH).

Bertha, quien estaba próxima a cumplir 45 años, fue asesinada al interior de su casa de habitación cerca de la una de la mañana, cuando dos individuos le infirieron cuatro impactos de bala. En la vivienda la acompañaba Gustavo Castro Soto, de origen mexicano y quien a su vez representa a la organización “Otros Mundos” en aquel país del norte.

Frases en las cuales se destacaba la labor de Cáceres, en defensa del territorio y los recursos naturales en al menos tres ciudades del Departamento de Intibucá, eran plasmadas en las cartulinas, mientras representantes estudiantiles de la carrera de Pedagogía y Psicología narraban el historial de lucha y condenaban el crimen horrendo en contra de la dirigente.


Los y las jóvenes permanecieron en este y otros sectores de Ciudad Universitaria, concientizando al resto de estudiantes, trabajadores de la docencia y personal administrativo; en labor de denuncia ante el brutal hecho en contra de Bertha Cáceres y así rompiendo la burbuja instalada por las autoridades de esta casa de estudios para desconocer la problemática nacional en contra de los sectores sociales y populares en el país.

“Definitivamente es un golpe duro –el asesinato de Bertha- tanto para la ciudadanía como la para todas las organizaciones de derechos humanos. El movimiento indígena ha quedado completamente dolido pero aun así nosotros estamos aquí, para exigirle al estado que haga justicia”, expresó Ariel Díaz estudiante de la Facultad de Derecho en la UNAH.

Agregó que el Estado hondureño, presidido por Juan Orlando Hernández se consolida como violador  de los derechos humanos. “Es un Estado incapaz de asegurar el derecho a la vida de la ciudadanía, en especial de las personas que ejercen un papel de defensa en la garantía de los mismos”.

En la calle; ante una protesta pacífica, represión inmediata

El reloj marcaba la una de la tarde y la indignación en contra de la destacada defensora de derechos humanos, contra la madre, la hija, la abuela, crecía dentro del estudiantado de la UNAH y en una pequeña asamblea se decidió realizar una toma pacífica de los dos carriles que conforman el Boulevard Suyapa.
Ariel Diaz

El cadáver de la lideresa indígena-lenca ya estaba en la sede de la Morgue en la capital y el retumbo de las calles se hizo sentir para acompañarle en su forzado asenso hacia una nueva vida. Los y las estudiantes de la UNAH ya tenían control de la toma y el objetivo era el mismo, condena, rechazo, la exigencia de justicia.

En tanto el joven estudiante de Derecho expresó su rechazo a las declaraciones del Secretario de Seguridad, Julian Pacheco Tinoco, quien se libró de su responsabilidad de atender la seguridad de los hondureños y hondureñas al mencionar en una conferencia de prensa que la dirigente popular había “renunciado a la medida de protección y que el domicilio en donde fue asesinada no lo había reportado”.

“Yo creo que el Secretario de seguridad tiene una mala asesoría, una medida cautelar, proveniente de una instancia internacional como la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) va dirigida a una persona y no hacia la residencia donde habita. Luego estas medidas debían ser cumplidas aún y cuando la persona no las quisiera, al ver si situación de vulnerabilidad”, dijo Diaz.

El tiempo transcurría y cerca de las cuatro de la tarde, la respuesta del régimen policial-civil-militar se apostó en el lugar, monitorearon la zona y media hora después, comenzaron a reprimir a los y las manifestantes, quienes en su afán de protección ingresaron a las instalaciones del alma mater capitalina. Mientras se desarrollaba la represión, las autoridades universitarias no suspendieron sus labores ni se pronunciaron contra la acción nefasta en contra de los y las jóvenes.

Por enésima vez, la autonomía territorial de la UNAH fue violentada con la complacencia de sus autoridades. Más de 200 efectivos de la fuerza pública, en la que se dejaban ver integrantes del batallón COBRAS, Policía Preventiva y Policía Militar del Orden Público (PMOP) abalanzaron toda su ira en contra de los y las protestantes quienes, ante la cantidad de gases lacrimógenos se refugiaron en su universidad.
No les bastó con desalojarlos de la toma sino que aprovecharon la superioridad y atacaron al estudiantado dentro del campus

Entre gritos y risas, los uniformados demostraban su odio hacia la protesta social, descargaban su veneno hacia la juventud universitaria. No fue sino hasta las seis de la tarde, cuando se retiraron del lugar e hicieron gala de su intolerancia, ordenada y dirigida desde quienes controlan los tres poderes del estado hondureño.

Por si no les bastara, los hombres armados utilizaron almáganas para romper las cadenas de los portones de la entrada peatonal, los cuales permanecieron abiertos y asegurados con sus candados, y con ello encerrar a los jóvenes. En el momento en que los periodistas y defensores que estaban en la zona, pretendían capturar alguna imagen de los uniformados, estos respondieron violentamente, al punto de agredir hacia quienes se acercaran un fotografiaran el hecho.

El cuerpo de Bertha, “Bertita” para quienes conocieron su trabajo de más de 20 años en defensa de la madre tierra, ya era trasladado hacia un sector de la capital. Mientras que en otro punto, el estudiantado se retiraba hacia el interior de Ciudad universitaria con sus gargantas enérgicas, decididos y decididas a continuar denunciado que esta madrugada hubo un asesinato y que el Estado debe responder ante ello.



miércoles, 20 de enero de 2016

Las aulas o la cárcel es el futuro de estudiantes criminalizados en Honduras*


El movimiento estudiantil, en una lucha frontal contra el silencio, reciben este año que recién inicia con desesperanza, ya que cuatro estudiantes en la capital hondureña Tegucigalpa, enfrentan un injusto proceso penal por el hecho de expresar su descontento ante la gestión de sus autoridades impuestas por el partido de gobierno
Muestras de solidaridad con el estudiantado en lucha como este cartel, fue una forma de romper el silencio impuesto desde las autoridades en la máxima casa de estudios

Este año 2016 comienza a caminar y cuatro jóvenes universitarios siguen siendo blanco fácil del aparato represor de la la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), quien lejos de rectorar la educación superior en el país, por mandato constitucional, se enfrenta con ellos en una guerra abierta en donde sus autoridades quieren dejar el precedente de “quien manda aquí soy yo”.
Mientras que afuera de sus muros, el aparato de justicia hondureño prolonga las diferentes acciones que presenta un grupo de abogados que han tomado el caso producto del impacto negativo que genera la violación de expresar sus opiniones e ideas en espacios públicos y de incidencia nacional.
Ante esto la Abogada de la iniciativa Periodismo y Democracia e integrante del equipo de defensa de los jóvenes Kenia Oliva aseguró que las acciones de parte de la justicia en el país alargarán este proceso para que genere miedo en el resto de los compañeros y compañeras de los universitarios.
“Aunque exista una mora judicial, que es lo que alega los jueces, en el caso de los estudiantes ocurre algo muy particular. Para resolver un recurso de apelación se tardaron más de un mes para subirlo a la Corte de Apelaciones, pero para dictar la sentencia en contra del cuarto acusado (Armando Velásquez) fue prácticamente inmediata su resolución”, comentó la Abogada.
Agregó además que los jueces y las juezas están aplicando una especie de “limbo jurídico”, en donde ellos, al tener sus expedientes en su poder deciden retenerlos en su despacho y al realizar una acción como de revisar medidas, no van a conocer la audiencia aún y cundo dichos expedientes se encuentre en sus despachos. “Hay que denunciarlo porque esto ocurre”, dijo.
Mientras tanto, un informe sobre la situación de derechos humanos en el país en un periodo comprendido entre septiembre de 2014 a noviembre de 2015, elaborado por la No Gubernamental Asociación para una Ciudadanía Participativa (ACI PARTICIPA) muestra la preocupación ante el contexto de “estigmatización, hostigamiento, persecusión y criminalización contra los miembros de la comunidad estudiantil en la UNAH”.
Agrega que en el marco de las protestas realizadas a mitad del año anterior, algunas autoridades universitarias declararon ante medios de comunicación que los jóvenes en protestas son malos estudiantes y que por esta razón no les afecta perder un periodo académico”, con la pretensión de generar temor e inconformidad en el resto del estudiantado.
Doce meses de continua persecución
Un año y 19 días hasta han transcurrido desde que las autoridades de la máxima casa de estudios en nuestro país, inició un proceso de persecución en contra de los y las estudiantes el cual desembocó en la expulsión, en diciembre de 2014 de seis jóvenes en Tegucigalpa y 10 en el Valle de Sula.
Mientras los pasillos de la universidad pública más grande en Honduras se empapaban de silencio y autoritarismo de parte de sus autoridades rectoras, encabezadas por Julieta Castellanos, un grupo de estudiantes, organizados en alrededor de 20 asociaciones de carreras constituidas en Tegucigalpa, así como quienes integran el Movimiento Amplio Universitario (MAU) y el Movimiento Estudiantil Revolucionario “Lorenzo Zelaya” (MER-LZ) en la Universidad del Valle de Sula (UNAH-VS).
La crisis en contra del sector estudiantil se agudizó hasta el mes de julio del año 2015, cuando la aprobación de una tabla que modifica las unidades valorativas no fue consultada y las diferentes restricciones que arrastraban en sus procesos de organización y participación en la toma de decisiones del alma mater, hizo que se realizaran acciones de protesta durante la semana del 13 al 19 del mes y año antes citados.
Estas acciones contaron con el respaldo del estudiantado de la UNAH a nivel nacional, con la excepción del Centro Universitario de la ciudad de Juticalpa, Olancho y el Centro Técnico de Danlí, El Paraíso, y producto de este respaldo comenzó una serie de acciones penales en contra de representantes de los movimientos estudiantiles y terminó con mas de 20 requerimientos fiscales.
En San Pedro Sula fueron judicializados: Saira Rodrigues Sanchez, Consuelo Melara, Jose Daniel Morales, Edwin Daniel Molina, Heydi Dariela Paz, José Luis Peña, Marcio Lenin Mondragón, Jennifer Nicole Rodríguez, Marco Tulio Rubí Callejas, Saul Ovet Alejandro Córdova, Hugo Armando Lemus y Mario Roberto Orellana.
Se les dictó en audiencia de declaración de imputado medidas sustitutivas contrarias a la prisión y las medidas aplicadas fueron el no salir del país, presentarse a firmar dos veces por semana a firmar en los juzgados y lo más grave, la prohibición de acercarse a la sede de la UNAH en la ciudad industrial.
Posteriormente, la parte defensora de los estudiantes presentó un recurso de apelación a estas disposiciones y lograron en el mes de agosto de 2015 que se les dictara un sobreseimiento definitivo. Actualmente la parte acusadora presento un recurso de apelación que está pendiente de resolverse.
En el Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico (CURLA), de la ciudad de La Ceiba los imputados fueron: Eduardo Antonio Bardales Cardona, Raisa Talina Barrios Loreto, Bryan Ricardo Niño Hernández y Edgardo José Salgado Moncada. El 17 de agosto de 2015 se les dictó sobreseimiento definitivo por el delito de usurpación.
En el calor y la represión de la ciudad de Choluteca, al sur del país, en el Centro Universitario Regional del Litoral Pacífico (CURLP) fueron puestos ante los juzgados los y las estudiantes: Norberto Cardona, Juan Carlos Montalván y Tatiana Hernández Quintana, a quienes después de una larga espera, producto de la realización al posponerse en una ocasión la celebración de la audiencia, los tres fueron sobreseidos definitivamente de la causa imputada.
Sin embargo en diferentes actividades públicas dentro de los recintos universitarios en aquella ciudad del sur, los y las estudiantes, quienes pertenecen al Movimiento Amplio Universitario (MAU-CURLP) continúan siendo objeto de intimidación. Específicamente a la hora de nombrar la plaza de ese Centro universitario con el nombre del defensor de derechos humanos y dirigente sindical Héctor Martínez Motiño, asesinado en el mes de junio de 2015.
El objetivo era silenciar Ciudad Universitaria
Luego de este tránsito de acusaciones penales en las principales ciudades hondureñas, es el Tegucigalpa, capital política en donde cuatro estudiantes continúan enfrentado la justicia ágil a la hora de efectuar acciones en  contra del derecho a la protesta social y a la libre expresión.
Los días martes, jueves y viernes de cada semana, continúan siendo los más importantes para los jóvenes quienes tienen que presentarse a firmar el libro en el juzgado correspondiente que acredite que continúan sometiéndose a un proceso viciado e injusto, en el cual se les dictó un auto de formal procesamiento con medidas contrarias a la prisión. Acá sus casos:
Moisés David Cáceres: Estudiante de la carrera de Sociología. Forma parte del grupo de 16 expulsados a nivel nacional en diciembre de 2014 y reintegrado en enero de 2015 luego de la admisión de un recurso de amparo con suspensión del acto. Acusado del delito de usurpación en perjuicio de la UNAH el 15 de julio del año anterior. Al momento de ejecutar el requerimiento fiscal en su contra ilegalmente se procedió a efectuar una orden de captura en su contra, misma que fue contrarrestada a tiempo gracias a su apoderada legal. Se presenta a firmar los días martes de cada semana. Ha sido objeto de obstaculizaciones a la hora de realizar su práctica profesional, al punto que la rectora Castellanos envió un correo electrónico a todas las unidades académicas argumentando el cómo era posible que un estudiante que está en contra de la UNAH esta le abra sus puertas para que realice su práctica, en ese momento estaba en la Dirección de Vinculación UNAH-Sociedad. Tuvo que retirarse y se encuentra ejerciéndola en otra dependencia fuera de la Universidad.
Sergio Luis Ulloa: Estudiante de Trabajo Social. Ex presidente de la respectiva Asociación de Estudiantes y milita en el Movimiento Amplio Universitario (MAU). Formó parte del grupo de los 16 estudiantes expulsados en 2014 y reintegrados en enero de 2015. Mientras se presenta a firmar, los días viernes de cada semana es objeto de frases estigmatizantes por parte de los miembros de la seguridad de los juzgados capitalinos a raíz de su forma de vestir.
Cesario Padilla: Egresado de la Escuela de Periodismo en la UNAH. Formó parte, al igual que Moises y Sergio de los 16 expulsados a nivel nacional, y reintegrados a nivel nacional. Ha sido objeto de campañas de desprestigio tanto en el alma mater como en diferentes espacios en medios de comunicación por ser hijo de ex dirigente sindical y docente universitario por más de 20 años. Se presenta los días viernes a firmar en lo que continua el juicio.
Armando Velásquez: Estudiante de Matemáticas, militante del Movimiento Amplio Universitario (MAU). Acusado del delito de usurpación luego de una protesta realizada el 28 de julio de 2015 en el edificio administrativo de la UNAH en Tegucigalpa. Un testimonio del Jefe de la seguridad, Roger Aguilar, el cual asegura que lo reconoció como uno de los líderes por su voz lo tiene enfrentando este proceso. El pasado 10 de noviembre le fue dictado auto de formal procesamiento al igual que sus tres compañeros. Se presenta a formar los días jueves de cada semana.

jueves, 7 de enero de 2016

El rectorado de la soberbia

Cesario Padilla
Egresado de la Escuela de Periodismo. UNAH

"Los funcionarios públicos están sujetos a un mayor escrutinio por parte de la sociedad".
Artículo 11 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión. 
Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

Comentario de Paul O´Hara y la "elocuente"  respuesta de la Rectora Castellanos. Foto: facebook.com/ UNAH estudiantes
Un total de 19 palabras en la red social de twitter, las que mostraron la inconformidad de un estudiante ante la falla que presenta la plataforma de registro, recorrió las hileras de la soberbia con las que ha hecho gala la Rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) Julieta Castellanos en las ultimas horas. A quienes hemos vivido sus constantes ataques, no nos parece extraño, sin embargo el haber respondido de forma despectiva a la publicación de un estudiante y la trascendencia que ha tenido le ha generado muy pocas aprobaciones ante la opinión pública.

La queja de Paul Michael O´Hara, estudiante de la Facultad de Ciencias Jurídicas en nuestra universidad y quien ademas cuenta con excelencia académica (82 por ciento, según consta en el listado de la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles), por lo que fue reconocido por las actuales autoridades el año anterior, hacia la lentitud de la plataforma que ofrece diversos servicios hacia el estudiantado lo tienen en la lista negra de "los que critican desde afuera", como manifestó la rectora en otra publicación.

Desde el pasado mes de julio del recién finalizado año 2015, Castellanos no se había mostrado confrontativa con quienes critican (y criticamos), sin embargo la queja de Paul  O´Hara,  despertó una especie de ira y su contestación no se hizo esperar, "...usted es un afortunado. Existen 20 universidades. Puede cambiarse de U...", escribió la autoridad universitaria. Veamos esta respuesta detenidamente.

Comienza usando la palabra "afortunado". Parece que Castellanos se ha apropiado tanto de la UNAH que perfectamente podemos acusarla de usurpación, al controlar los destinos de nuestra universidad le vende a la sociedad que esta es de ella, suya y que este joven agradezca que se encuentra matriculado en "su U". Además la confrontación se hace mayor cuando le insta a cambiarse de universidad y lo pone a elegir entre las 19 restantes (entre públicas y privadas), al viejo grito de "si no te gusta, pues andáte".

La pregunta ante esta situación es ¿dónde queda la protección hacia el pilar fundamental de la UNAH como son las y los estudiantes?. Parece que la señora Castellanos, encerrada en sus cuatro paredes del tercer piso del Edificio Administrativo en Tegucigalpa, no recuerda lo que estipula la Ley Orgánica vigente, especificamente en su articulo 43 que dice:

Art. 43: La UNAH dará protección a sus estudiantes y procurará su bienestar y mejoramiento. Pondrá a su disposición las facilidades necesarias para que adquieran una formación integral...

Ante lo manifestado, en referencia a la protección hacia la comunidad estudiantil en la UNAH ¿Dónde cabe este concepto en lo dicho por la Rectora en su cuenta de Twitter? Parece que para ella es mas fácil tomar una actitud enfundada e intolerante hacia una opinión contraria que cumplir con lo que manda la Ley Orgánica, o quizás la dejará de cumplir "por esta única vez", al igual que la reforma al Articulo 8 con lo cual pudo optar a la reelección en su cargo.

La intolerancia hacia las voces críticas es parte del curriculum gestado por la señora rectora desde su inicio en el cargo en el año 2008. No es por nada que militarizó la máxima casa de estudios para desalojar una huelga de hambre de trabajadores que reclamaban la negociación de un nuevo contrato colectivo y que la asociación de Docentes Universitarios (ADUNAH), la cual presidió a finales de los 90, haya sido silenciada luego de que a través de una protesta exigieran un aumento salarial que reconocía el entonces presidente Manuel Zelaya.

Y que decir de su "gesta heroica" al criminalizar a mas de 20 estudiantes a nivel nacional luego de una jornada de protestas realizadas en julio de 2015. En donde hasta la exposición pública de historial academico hacia compañeros y compañeras con el fin de desacreditarlos como luchadores y luchadoras fue una de sus armas, con la complicidad de su grupo de asesores y demás autoridades universitarias, algunas de las que en los años 80 levantaban al puño izquierdo contra la opresión y en la actualidad extienden su mano derecha por unos cuantos lempiras a cambio de alabar, aprobar y defender la gestión Castellanista, parafraseando al compositor mexicano José Alfredo Jimenez "se les acabó la fuerza, de la mano izquierda".

Ojalá que así como actuó con agilidad en aquel momento en contra de los estudiantes del Valle de Sula, tanto ella como quienes controlan la pagina de acceso al sistema de matricula atiendan las quejas no solo de Paul, a quien de paso conozco desde que fuimos compañeros en el Centro de Investigación e Innovación Educativa (CIIE) y es muy dedicado con sus responsabilidades académicas. Ojalá que la señora Rectora entienda que su palabra no es ley y que su oficina la UNAH la conformamos tanto quienes laboran y estudian dentro de ella como los que estamos extramuros, vigilantes de su actuar y no solo su grupo de vigilantes, sus camionetas y su grupito de endulzadores de oído. Si no le alcanza el tiempo para este tipo de reflexiones, no cabe duda que será un 2016 con un centro universitario atrapado en el rectorado de la soberbia.